Accesos rápidos



Últimos artículos

  • Julian Barnes y Jim Holt se encuentran con Jules Renard en la Brasserie Balzar

    14/02/2013

    Julian Barnes y Jim Holt se encuentran con Jules Renard en la Brasserie Balzar

    Somos lo que comemos. Somos lo que bebemos. Somos lo que leemos. Somos lo que perdemos. Somos lo que sufrimos. Somos lo que viajamos. Somos lo que amamos. Somos lo que somos. Somos la nada de la vida y de la muerte.

    Seguir leyendo >

  • 10/01/2013

    María y Agustín

    Por fin, después de dos años, soy capaz de ponerme a ordenar y a hacer limpieza en el piso heredado. En el fondo de un armario ropero encuentro una caja de cartas; entre ellas, a mi nombre y dirección en exuberantes caracteres manuscritos, una de Agustín García Calvo

    Seguir leyendo >

  • Alain de Botton, Tácito y mi indigencia moral

    14/06/2012

    Alain de Botton, Tácito y mi indigencia moral

    Por culpa de un estado febril de resultas de una sinusitis no he podido acudir este año a la feria del Libro de Madrid. Una compañera de trabajo me envía unas fotos (malas) de la caseta de RBA Libros en el Retiro y me agasaja con la variedad de nuevos contenidos de nuestro catálogo y lo bien editados que están. En una de las imágenes aparecen Religión para ateos de Alain de Botton y las Historias (libros I-II) de Tácito. No recuerdo haber publicado esos libros. Soy incapaz de discernir a qué colecciones pertenecen.

    Seguir leyendo >

  • 31/05/2012

    Redundancias

    Resulta poco elegante añadir la coletilla valga la redundancia cuando al hablar se repite una palabra, o cuando dos derivados de la misma raíz (más es muy raro) aparecen demasiado cerca en el discurso: más vale no meneallo. Si se dice por exceso de humildad —sincera o falsa—, malo; si es por prepotencia, peor. La lengua hablada es así, no cabe el saludable repaso... Solo resta apostillar: haberlo pensado antes. Parece, sin embargo, que no vamos a liberarnos fácilmente de tan adocenada captatio benevolentiae. Y es que la voz redundancia, o redundante, parece ejercer un hechizo irresistible en quien la dice y en quien la escucha.

    Seguir leyendo >

Ver más