Accesos rápidos



Todos los artículos

  • 08/12/2011

    Criticar al crítico

    De libros, traducciones e interpretaciones

    El día 16 de abril de 1998 don Pedro Laín Entralgo puso en la picota, sumarísimamente, en el diario El País un libro recién aparecido del montaraz Gregorio Morán sobre don José Ortega y Gasset. (Por cierto, son de ver los garapullos, banderillas o rehiletes que el asturiano le puso a Javier Pradera en La Vanguardia.)

    Seguir leyendo >

  • 01/12/2011

    Un universitario inadaptado

    Dámaso Alonso y yo

    El alma vive aferrada a los recuerdos, aunque estos no sean siempre dulces. Es verdad que, a los veinte años, veinte años no son nada, y que a esa edad la vida es larga y el arte es un juguete.

    Seguir leyendo >

  • 24/11/2011

    Señores, tenemos un protofilólogo

    Las lecturas de un aspirante a filólogo

    La educación sentimental de un protofilólogo o filologando o filologuillo en ciernes pasaba por los estudios y ensayos de Gredos: Poesía española de Dámaso Alonso, Materia y forma en poesía de Amado Alonso, Teoría literaria de René Wellek y Austin Warren e Historia de la lengua española de Rafael Lapesa; cuatro títulos que había que completar con Dinámica de la poesía de Juan Ferraté y La estructura de la obra literaria de Félix Martínez Bonati.

    Seguir leyendo >

  • 17/11/2011

    Tu educación elemental

    Lecturas de bachillerato

    Un nostálgico carroza agarrado a los latiguillos de su propio hilo vital: la educación ya no es lo que era. Claro que no. Ahora los centros y los alumnos de ESO y cursos superiores pueden elegir libremente (¿irresponsablemente?) sus lecturas, desde la versión anoréxica de Tirant lo Blanc hasta ese ídolo de juventudes universales llamado Michael Kohlhaas, pasando por una abigarrada selección de clásicos, como José Luis Sampedro o Elvira Lindo, y modernos ultraligeros, como Carlos Ruiz Zafón o Ildefonso Falcones. Tal como suena.

    Seguir leyendo >

  • 10/11/2011

    Tu primer día en la editorial Gredos

    Ocurrió un 18 de julio

    El 18 de julio de 2007 era un miércoles ordinariamente abrasador en Madrid. Sudaba a mares por las turbulencias recién superadas del avión, por el estrangulamiento del incómodo traje de boda con soga de seda al pescuezo y por los nervios habituales de una primera visita de mando en plaza.

    Seguir leyendo >

  • 09/11/2011

    La historia de Heródoto

    Una gran novela de aventuras

    Los cinco volúmenes de la Historia de Heródoto, en traducción elegante de Carlos Schrader para la Biblioteca Clásica Gredos, te convirtieron en turista y en corresponsal de guerra ¡sin tener que salir de casa! Babilonia, Egipto, India, Arabia, Libia… los confines del mundo, regiones depositarias de incontables misterios que fascinaron tanto a nuestros antepasados en la Antigüedad como a los ciudadanos de hoy.

    Seguir leyendo >

  • 31/10/2011

    Las Cuentas Personales Gredos, la Geli y el Colegio Universitario de Girona

    Dos amantes de los libros

    Solo puedo haber llegado a las Cuentas Personales Gredos, o sea, a los libros auténticos, por dos caminos que no se cruzan nunca, y ambos tienen nombre y apellido: Pere Rodeja y José María Micó.

    Seguir leyendo >

  • 25/10/2011

    Una odisea en el barrio chino

    Aventuras y desventuras de un lector joven

    Uno es, según la magreada sentencia de Max Aub, de donde estudia el bachillerato. De pronto, un bachiller puede sentirse el rey del mundo en el lugar más sospechoso e insospechado.

    Seguir leyendo >

  • Adiós, Juan Luis Alborg, maestro y amigo

    10/10/2011

    Adiós, Juan Luis Alborg, maestro y amigo

    Muere un heterodoxo historiador de la literatura

    Con 95 años, y toda una vida y una carrera académica en Estados Unidos, ha muerto el 6 de mayo Juan Luis Alborg, un hombre excepcional, uno de los últimos mohicanos del exilio de la posguerra civil.

    Seguir leyendo >

  • 10/10/2011

    La librería Grog de Figueres

    Elogio sentimental de las librerías de provincias

    A mis mocedades voy... Me miro al espejo, caduco y ya viejo, y vuelvo otra vez a mis catorce años. Fue entonces (en aquel entonces, diría cualquier prosista relamido), después de mucho mirar y holer, coger y dejar, volver a coger, volver a dejar, cuando compré mis primeros libros de Gredos.

    Seguir leyendo >